miércoles, 22 de abril de 2009

Carácter extraviado

Estaba tratando de responder a la pregunta ¿cuándo fue que Chile se volvió pusilanime?. Me resisto a creer que siempre hemos sido un pueblo de medias tintas, que rehuye el conflicto que no dice las cosas por su nombre, que le teme al enfrentamiento ... y que busca majaderamente el consenso.

En nuestro ADN navegan los genes de todo un pueblo que le plantó la cara a quienes vinieron a conquistar sus tierras, con absoluta desición, sin temor, y fue capaz de aguantar 300 años. Claro, luego nosotros (con esos mismo genes), nos los cargamos.

En algún momento un grupo de personas decidió que era mejor independizarse a seguir lamiendo las botas de la corona, y dio la vida por ello. Decidió que había que acabar con la esclavitud y el servilismo, (a pesar de tener esclavos sirviéndolos), decidió que había que abolir los títulos nobiliarios (a pesar de nuestro arribismo).

En algún momento algunos decidieron que había que hacer una federación y no un gobierno central y fueron capaz de dar la vida por ello, aunque hayan perdido. Claro también apareció un Portales que nos instó a defender el estatus quo, a preferir la "estabilidad" a la democracia, la autoridad a la libertad.

Les recomiendo, si pueden, leer las columnas de opinión de la prensa del siglo XIX y comienzos del XX, lo virulenta que era, lo aspera, lo que era capaz de decirse de los curas, y de toda clase de personajillos que pululaban por ahí, como lo hace ahora nuestra "endogámica clase política y empresarial", los con y sin guión.

Sin llegar a ninguna respuesta certera, pues creo que fue un proceso lento, cuyo tiro de gracia nos lo dió la Transición a la Democracia. Por ahora, les dejo algunas estrofas del himno nacional de 1820, cuando en medio de la confusión se tenían algunas ideas claras.


Los tiranos en rabia encendidos
y tocando de cerca su fin
desplegaron su furia impotente,
que aunque en vano se halaga en destruir.
Ciudadanos mirad en el campo
el cadáver del vil invasor ...;
que perezca ese cruel que el sepulcro
tan lejano a su cuna buscó.

Del silencio profundo en que habitan
esos Manes ilustres, oid
que os reclamen venganza, chilenos
y en venganza a la guerra acudid.
De Lautaro, Colo-Colo y Rengo
reanimad el nativo valor
y empeñad el coraje en las fieras
que la España a extinguirnos mandó.

Esos monstruos que cargan consigo
el carácter infame y servil
¿cómo pueden jamás compararse
a los héroes del Cinco de abril?
Ellos siguen al mismo tirano
que su Ley y su sangre burló
Por la patria nosotros peleamos
nuestra vida, libertad y honor.


Claramente eran otros tiempos ...




5 comentarios:

MEFISTO dijo...

Me llama atención una cosa ¿quien dijo que los patriotas eran valientes y que querian independizarse de los españoles? eso es una falacia, la mayoría de los independentistas eran extranjeros, además las familias que apoyaban la independencia eran todas ricas y que ganaban mucho si se independizaban de Europa, ganarían mucho más poder e influencia en gobiernos futuros, no fué "el populacho" quien lo inició, claro hubo unos cuantos que se preocuparon por la gente común y corriente pero terminaron fusilados en Mendoza o por Til Til...sobre la fuerza de la raza guerrera de los 300 años ¿de que sirve tener descendencia de ellos? aún no se los reconoce en la ley, ni menos existe un trato intercultural,el mestizaje en chile ni existe o es negado, ¿que nos queda? pero eso sí nos convertimos en algo horrible...

Juan Carlos Santa Cruz Grau dijo...

Que sean "valientes" es la retórica de la época. Y probablemente cuando iban a la batalla se cagaban de susto, y la mayoría de las veces muchos trataron de salvar el pellejo.

Lo significativo es atreverse a decirle a plantarle la cara al rival. No ser un país pusilanime y mamón, plagado de falsos-grises (cuando a hay cosas que son bastante blancas y negras) ... solo por ser "políticamente correcto"

Que sean de origen "extranjero" (de hecho la mayoría era "criollo" nacido en Chile, en consecuencia chileno) no quita que quieran independizarse ... la gracia de la autodeterminación de los pueblos es esa. Un grupo de personas decide no seguir siendo gobernados por un poder X, y decide tomarse el poder.

Nadie a dicho que haya sido un movimiento popular. Si eran ricos o no, da igual, si lo hacen para defender sus intereses también. La revolución, por ejemplo, se promovía por lo mismo (para defender los intereses de una clase X, el "proletariado"). Cada uno defiende sus intereses, en cierto modo. Pero incluso hubo quienes pensaron que valía la pena arriesgar sus propios privilegios por algún ideal difuso (como Carrera, por ejemplo). Y perdieron fortuna, les saquearon las casas, les confiscaron los bienes, los apresaron, y varios perdieron la vida.

De hecho el punto no es si era justa la emancipación, si lo hicieron por ellos (y sus bolsillos), o por "todo el pueblo", tampoco si eran demoráticos, u honorables. Simplemente que tuvieron el valor de hacerlo, porque pensaron que valía la pena el riesgo.

Hoy, me temo que serían poquísimos quienes lo harían. A lo más habría grupos pequeños y bandas inconexas, como las que seguían luchando durante los años posteriores a la independencia para restablecer el la dominación española en el sur.

Se buscaría una salida concertada, y terminaríamos en una especie de Commonwealth Mamona (monarquía constitucional con el Rey JC como Jefe de Estado, y toda una corte ratas peleándose títulos nobiliarios). "Principe de Coquimbo", "Conde de Chimbarongo", "Duque de Putaendo", "Barón de Peor es Nada", etc. O bien como Estado libre asociado ... sumando nuestra estrellita cagona, a las 50 estrellas del país del norte.

¿Raza?, el concepto raza es inaplicable al ser humano (pues somos todos, el 100%, biológicamente mestizos), existen pueblos, culturales, etnias. Ahora bien, de qué sirve descender de un pueblo que no quiso ser colonia, no tengo idea.

Pero ... la gran duda es ¿qué fue del orgullo hacia el pueblo que alguna alguna vez reinvindicamos como nuestro origen?. Y al cual olvidamos cuando comenzaron a llegar los ingleses a Valpo, y los alemanes al sur, en el siglo 19.

Que carajo sucedió, no lo sé. Algo me dice, que Portales tiene algo que ver, así como las ratas conservadoras monárquico-eclesiásticas conversas al "republicanismo".

Carlos Tromben dijo...

Mi viejo, que nació el 41, me cuenta lo politizado que era su entorno familiar de clase media funcionaria radicaloide. Según él, fue la influencia de Alessandri y su impacto sobre la clase media... Ahora, ojo que esos diarios furiosos de la república decimonónica, y en especial la parlamentaria, los leía una élite. Justo estaba leyendo a Alberto Edwards y su "Fronda Aristocrática", ensayo brillante de la endogamia teñida de deliberación y escaramuzas de salón, cuyo eco eran los diarios. Libertad de expresión había, sin duda, pero cumplía tal vez otra función. El estado flopy de cosas yo lo buscaría en la noche dictatorial y en la siesta de la transición.

Andrés Almeida dijo...

Pensar en razas humanas es tan absurdo como determinar las razas de los perros de la Plaza de la Constitución:

Somo kiltros no mais, y a mucha honra.

MEFISTO dijo...

Sobre "No ser un país pusilanime y mamón" a lo mejor se deba a los años dictatoriales, ¿qué se iba a reclamar? y ahora en estos tiempos concertacionistas de libre mercado, ya nadie tiene ni las ganas de ser deliberante, en un país donde los conflictos se tratan en 4 paredes, y el más reclamador visto como algo ex-temporal,mmm el chukismo de ves en cuando no le hace mal a nadie...